Web del ayuntamiento de Tomelloso

Spanish Arabic English French German Italian Japanese Romanian

La alcaldesa ha asistido a la jornada formativa de Educación Emocional, celebrada en el Teatro Marcelo Grande, que ha contado con la intervención del prestigioso divulgador César Bona. Una jornada con la que se ha clausurado el programa implantado este curso en dos centros de la localidad, con resultados muy positivos

Una interesante jornada formativa de Educación Emocional, celebrada este sábado en el Teatro ‘Marcelo Grande’ y que ha contado con la intervención del prestigioso divulgador en materia educativa César Bona, profesor y escritor, ha servido para clausurar el proyecto educativo EME (Emociones para Mejorar la Educación) puesto en marcha este curso por la concejalía de Educación, como experiencia piloto, en dos centros educativos de la localidad: el colegio José María del Moral y el IES Alto Guadiana. Un proyecto basado en la importancia de los factores emocionales en el proceso educativo que, según ha avanzado la alcaldesa, Inmaculada Jiménez, va a tener continuidad el próximo curso, con la idea de que “cada año podamos extenderla a más centros escolares para seguir sembrando en valores, que es lo que tratamos y lo que queremos.

El objetivo es, ha señalado la alcaldesa, trabajar el tema de las emociones para dotar a los alumnos de las herramientas necesarias para que sepan “gestionar las emociones” y para contribuir con ello a la “eliminación de conflictos en las aulas”, como pueden ser la violencia o el bullyng. “Creemos en la educación”, ha dicho Jiménez, “y en nuestros escolares, que son nuestras generaciones futuras”. Por eso “tenemos que ser capaces de sembrar en ellos esa semilla para que sean adultos fuertes y responsables y para vivir en una sociedad mucho mejor”, ha añadido.

Martín Sánchez, de Agilyza Consulting, la consultora que ha desarrollado el proyecto EME en la localidad, .ha afirmado que el proyecto ha arrojado unos resultados “muy esperanzadores en cuanto al desarrollo de competencias sociales y emocionales como la asertividad, la capacidad de resolver conflictos, la inteligencia emocional o la resolución de problemas, en el alumnado, el profesorado y las familias”. Y es que esa es una de las características del proyecto puesto en marcha en Tomelloso, que no solo está dirigido a los escolares, sino a toda la comunidad educativa de la que también forman parte profesores y familias, “algo que no se había hecho en España de forma integral y apostando desde la base”. De hecho, ha dicho, se ha trabajado desde primero de Primaria a tercero de la ESO, nueve niveles educativos, “con lo que eso supone de esfuerzo e inversión”.

César Bona, que se ha mostrado “encantadísimo” de estar en Tomelloso para poner la “guinda final” a un curso “complicado pero en el que empezamos a ver la luz”, ha incidido en la importancia de hablar de lo que ha ocurrido estos dos años “de escuchar y aprender de la gente de alrededor”. Son, ha dicho, cosas básicas, “porque es importante hablar de lo que hemos pasado para ver si hay que cambiar cosas y en la educación, que es donde todo empieza, también hay que cambiarlas”. Por eso, “la educación emocional es algo absolutamente esencial”, ha concluido.

Profesores y familias han asistido a esta jornada, conducida por la concejala de Educación, Nazareth Rodrigo y en la que además de César Bona, que ha hablado de “la emoción de aprender” y el propio Martín Sánchez, que lo ha hecho sobre pautas para implementar la inteligencia emocional en el aula, también ha intervenido Pedro Martínez, también de Agilyza Consulting, que ha hablado de las emociones como un recurso en tiempos de crisis.

Compartir

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo borrarlas, visite nuestra política de privacidad o contacte con nosotros por email.

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information